Envigado en el siglo XIX

A finales del siglo XVIII, el sitio de Envigado entra en la administración colonial. En 1766, durante la gobernación de José Barón de Chaves, se crea el partido de Santa Gertrudis de Envigado, dependiente de la villa de la candelaria de Medellín,  y nombra alcalde pedáneo en Manuel Correa, y se fijaban los primeros límites. Estos cambios respondían al desarrollo del valle de Aburrá y de Medellín, que impulsaron por influencia el crecimiento también de Envigado, ya que para 1808, contaba con una población de 9.551 personas, donde la mayoría residía  en casas de teja y tapia y otra parte con casas de paja. Existiendo una porción de familias de esclavos, al servicio de un sector blanco en sus propiedades[1]. En esa época, la jurisdicción de la Villa de Medellín comprendía  Envigado, La Estrella, San Cristóbal, Hatoviejo, Copacabana y Barbosa.

Será ese crecimiento poblacional y la concentración de la tierra en Envigado, el que produzca los primeros movimientos migratorios de los colonizadores hacia el suroeste. Iniciado por cuarenta familias pobres, según el oidor y visitador de la Provincia de Antioquia Antonio Mon y Velarde, hacia la fundación de Amagá, llamada San Fernando de Borbón en 1788:

Santa Gertrudis de Envigado, que se halla como a tres leguas de su cabecera, es una población numerosa y aunque dispersa como las demás, se hallan bastantes familias colocadas en el mismo sitio; su situación es llana, temperamento templado, clima sano y su terreno fértil y abundante para todo género de frutos; y así se ve más cultivado que ninguna otra parte de la Provincia, sobrando gente y faltando tierras para trabajar, por lo que se han retirado al sitio de Amagá más de cuarenta familias para hacer allí nueva población, lo que se les ha permitido por considerarlo muy importante al servicio de ambas majestades y alivio de aquellos infelices vasallos[2].

Luego de Amagá, otras corrientes de familias envigadeñas necesitadas de terrenos baldíos para cultivar se dirigieron a Heliconia, Abejorral, Fredonia y Titiribí.

En 1812, en plena gobernabilidad e independencia de la corona española, se estableció la Constitución Política del Estado de Antioquia, donde se estipulaban los “derechos del hombre en Sociedad”, los “deberes del ciudadano” y la organización ejecutiva y legislativa (Senado y Cámara). En este contexto,  de conformación del poder político autónomo de la Provincia, en 1814 ocurren la solicitud de los vecinos de Envigado  para que el poblado obtuviera el título de Villa.   Al parecer la Cámara provincial que estudiaba la elaboración de la nueva constitución política de 1815, negó la solicitud por razones de inconveniencia de unir mejor los pueblos de Rionegro, Marinilla, Santa Fe de Antioquia y Medellín, ante las amenazas de reconquista española. Además para no crear mayores divisiones y rivalidades al interior de la provincia. De igual forma, los principales dirigentes de Medellín, se oponían a que su ciudad se debilitara en su poder y gobernabilidad, dándole a Envigado el título de villa.

La propuesta en la Junta Superior Provincial de Antioquia fue la siguiente: dividir la provincia en ocho departamentos y no cinco como existía, se propuso que se segregara Envigado de Medellín, y haciéndola Villa  y anexándole Amagá y Titiribí. Por otro lado, separaba a las poblaciones de los “altos” de santa Fé de Antioquia, y erigiendo a Santa Rosa de Osos en Villa, igual Sonsón de Rionegro. Algunos vocales creyeron que no era necesario y conveniente, otros pensaban que no era una medida para defender mejor el territorio y “los señores Carrasquilla, Salazar y Uribe”, se manifestaron a favor, creyendo en que era “útil y necesaria, y convenientísima a las circunstancias del día” (Archivo Histórico de Antioquia, Actas de la Junta Superior Provincial, Vol. 824, Documento No. 13003).

En la mañana del 6 de junio de 1812,  la sala de la Junta volvió a estudiar las solicitudes del Título de Villa para Envigado y Santa Rosa de Osos y decidió obtener pruebas y evidencias de los requisitos para obtar al título: los medios, recursos e ingresos económicos para sostener el poblado,  el número de ejidos o tierras públicas disponibles, la disponibilidad de casa o construcción de la misma para el ayuntamiento o concejo, una propuesta de límites o demarcación con los lugares anexados.

Otra medida adicional del 15 de julio tomó la Junta al pedir informe a los cabildos de Santa Fe de Antioquia y Medellín sobre la necesidad de otorgar el título de Villa a ambas poblaciones (Archivo Histórico de Antioquia, Actas de la Junta Superior Provincial, Vol. 824, Documento No. 13009 y 13019. Ver tambien, Boletín Histórico, No. 7, de 1979, p. 181 y 182).

Y aunque la comunicación llegó el 15 de julio, solo se vino a estudiar en el Concejo de Medellín, el 27 de julio. (Archivo Histórico de Medellín, 1812, Acta del Concejo de Medellín, Tomo 79, 77v-78v. ). Sin embargo, los vecinos de Envigado no  obtuvieron el título de Villa. Aunque cumplían con los requerimientos de la Junta, la solicitud no fue aprobada debido en parte a la inestabilidad política de la época, a la amenaza de la reconquista española y los celos y oposición de la élite burguesa de la Villa de Medellín.

Envigado en la Constitución de la Provincia de Antioquia de 1815

Desde 1812, Antioquia había establecido una constitución política propia en la ciudad de Rionegro y luego al año siguiente proclamó su independencia absoluta de la corona española en la ciudad de Santa Fé de Antioquia, bajo la gobernación de Juan del Corral.

En vista de la reforma del pacto federal realizada en Tunja por el congreso de las Provincias Unidas de la Nueva Granada realizada en septiembre de 1814, se requería reformar la constitución de Rionegro, por tanto, el Colegio Constituyente y electoral de Antioquia fue convocado por el nuevo gobernador Dionisio Tejada para la ciudad de Rionegro, pero en vista de la oposición de la ciudad capital Santa Fe de Antioquia, que argumentaba que allí residían los poderes públicos según la constitución de 1812; se decidió realizarla en Medellín, pero de nuevo el cabildo de Santa fe se opuso, por lo que se trasladó a la parroquia de Envigado.

La constitución de 1815 decía que la provincia de Antioquia era un “estado libre, independiente y soberano”. Creaba una legislatura unicameral, que tendría cinco miembros y establecía el cargo de teniente gobernador. Esta constitución, era mucho más equilibrada y realista que la anterior, y fue redactada por cinoc miembros de los criollos ilustrados: José Felix de Restrepo, abogado y docente; Pantaleón Arango, abogado de la provincia de Santander;  José Manuel Restrepo, abogado y autor con su tío Jose Felix del acta de independencia; Francisco Javier Gómez, sacerdote de la ciudad de Marinilla; y José María Ortiz, abogado y secretario del dictador Juan del Corral, firmó también el acta de independencia.

 

 

[1] Restrepo, José Manuel. Relación de Antioquia en 1808.  Editado por Víctor Manuel Álvarez Morales. Impregón S.A. Medellín, p. 25

[2] Robledo, Emilio. Bosquejo biográfico del señor oidor Juan Antonio Mon y Velarde, visitador de Antioquia: 1785-1788, Imprenta del Banco de la República, Bogotá, 1954.

Poveda Ramos, Gabriel Historia económica de Antioquia. Ediciones autores antioqueños, volumen 41. Medellín, 1988. Capítulo V: Crecimiento y redistribución demográfica a principios del siglo XIX, pp 69-70.

Por Edgar Restrepo Gómez.

El origen histórico de Envigado como entidad jurídico política como Distrito Parroquial, está en las constituciones políticas del siglo XIX, en especial a partir de la mitad del siglo.  Entre 1832 y 1851, Antioquia se constituyó como una sola provincia, pero en especial, es a partir de 1851 durante la presidencia del gobierno liberal de José Hilario López, donde se divide en tres subregiones administrativas con título de provincias, Medellín, Antioquia y Córdoba.

Con López se dio comienzo al establecimiento de la República Liberal, la cual se implementó mediante la adopción de una amplia gama de medidas: libertades económicas, separación Iglesia-Estado, libertad absoluta de los esclavos, etc. En el marco de esas disposiciones y mediante ley del 16 de mayo de 1851, que debería ser efectiva a partir del 1 de julio de 1851, la provincia de Antioquia, que ya se estaba constituyendo en el fortín conservador de Colombia, fue subdividida en tres: Medellín, Antioquia y Córdoba. Con esa medida, el gobierno liberal perseguía claros fines políticos, pues:

“Una Antioquia dividida aseguraba el occidente como un fortín liberal con representación en el Congreso y debilitaba la fuerza de Medellín en general, especialmente en oriente donde se esperaba que sin la influencia medellinense, Rionegro podría sostenerse contra sus vecinos conservadores en las elecciones. Santa Rosa, un socio curioso para Santafé de Antioquia y Sopetrán, iban a ser parte de la nueva provincia con la capital en Santafé. Su separación de la provincia de Medellín debilitaba al conservatismo allí, mientras con su anexión a occidente iba a ser empantanado electoralmente”[1] .

Y es precisamente ese acto político del presidente liberal que marcará a Envigado en su régimen político administrativo, cuando en 1853, se erigirá como Distrito Parroquial, adscrito a la Provincia de Medellín. En el marco de la constitución Política Neogranadina de 1853, de corte federalista, se produce la división de Antioquia en varias provincias, cada una con una constitución municipal, y cada provincia a su vez en distritos parroquiales, que se gobernaban a través de un cabildo y un alcalde.  Y de acuerdo con la Constitución Municipal de la Provincia de Medellín (1853), se constituyó el distrito parroquial de Envigado[2].

 Esta constitución provincial, establecía que el distrito como Envigado, con menos de mil quinientos habitantes debía nombrar cinco vocales[3]. Para ser vocal se requería ser ciudadano granadino y vecino del distrito. En cada reunión anual, el primero de diciembre, se debían renovar los vocales y se debía aprobar el presupuesto de gastos y rentas para el próximo año económico, que empezaba el 1 de enero.

Por igual, la ordenanza No. 13 del 15 de diciembre de 1853, estableció los distritos que pertenecían a la provincia de Medellín: Medellín, Amagá, Amalfi, Andes, Barbosa, Belén, Caldas, Concordia, Copacabana, Heliconia, Envigado, Estrella, Fredonia, Hatoviejo (Bello), Itagüí, Girardota, Jericó, Nechí, Nueva Caramanta, Remedios, San Cristóbal, San Bartolomé, Santo domingo, Titiribí, Yolombó y Zaragoza.[4]

Los distritos parroquiales como categoría jurídico administrativa estuvieron en esta década del cincuenta, organizados según tres leyes: la del 30 de mayo de 1849, que estableció los órganos de la administración y régimen municipal[5], la del 18 de diciembre de 1856 y la del 22 de diciembre de 1859[6].

Los límites territoriales del distrito parroquial de Santa Gertrudis de Envigado, fueron fijados durante la gobernación de José María Martínez en 1848, dando cumplimiento a la Constitución Política de 1843 y la ley de 1847, luego tendría varias variaciones. Para mencionar este aspecto, tenemos dos hechos: en 1849 se anexó el partido de Aguacatal[7] y en 1885, por decreto del presidente del Estado de Antioquia José María Campo Serrano, se modificaron esos límites al separar territorios de El Retiro y La Estrella, y agregándolos al Distrito:

“Los límites con El Retiro serán: del alto de Santa-Isabel por la hoya del arroyo del mismo nombre, hasta su confluencia con el de Los Potreros; éste abajo hasta su confluencia con el de Las  Palmas, de este punto por un estribo de la cordillera hasta el alto denominado Providente, y de éste por toda la cordillera, hasta el alto de El Tablazo, límite con Rionegro.

Límites con la Estrella, serán: del salto de El Ancón, río arriba hasta que muere la cordillera de El Tablazo; ésta arriba hasta donde se junta con la de Pan de Azucar, límite con Envigado”[8].

En el siglo XIX, Envigado va a ser protagonista de la colonización y, con ella, se impulsará la arriería, eslabón vital para el flujo del comercio local, pues según el censo de 1864 se contaba con 88 arrieros, solo equiparable con otros 70 ubicados en La Estrella[9]. Por igual se impulsó el trabajo de los talleres artesanales de talabartería  que darían origen a la industria del calzado como las fabricas Rey Sol y Bota del día.

El creciente comercio con el suroeste y las nuevas poblaciones, tendrá una mayor exigencia en la reparación y reconstitución de caminos, puentes y vías. En especial, se vivirá una mejor comunicación con la construcción de Puente Iglesia y Bolombolo sobre el río Cauca. el estímulo y demanda de productos hacia finales del siglo XIX, junto con la nueva economía cafetera, serán el catalizador para la transformación de los talleres artesanales locales en verdaderas industrias.

[1] Ortiz Mesa, Luis Javier. Aspectos políticos del federalismo en Antioquia 1850-1880. Universidad Nacional de Colombia, Medellín, 1985, p. 17)

[2] Constitución Municipal de la Provincia de Medellín.  El Constitucional de Medellín, No.1 del 19 de noviembre de 1853.

[3] Acuerdo 7 y 8 de junio de 1857. Archivo Histórico del Concejo Municipal de Envigado (A.H.C.E.)

[4] Álvarez Mejía, Horacio Erección de Envigado en Municipio, Boletín Histórico, No. 16, p. 62-68, 1992.

[5] http://www.alcaldiabogota.gov.co/sisjur/normas/Norma1.jsp?i=12660

[6] Según esta ley, en su artículo 101, el distrito se dividió en varias fracciones: Zuñiga, Chingui, Loma del barro, Palenque, Ancón, Tierra Blanca, El Jardín.

[7] Archivo Histórico de Medellín (A.H.M.). Fondo Concejo de Medellín, siglo xix, informes Envigado, 1850, tomo 181, folio 535.

[8] Decreto del 19 de agosto de 1885. Boletín Oficial, No. 41 del 27 de agosto de 1885.

[9] Uribe, María Teresa. Estructura social de Medellín, en la segunda mitad del siglo XIX. En: Historia de Medellín, Tomo I, p. 223.